5 ceremonias y prácticas sagradas: para transmutar el miedo y lograr una mejor alineación

Vivimos una temporada nueva y siempre y en todo momento complicada. Hay mal, pérdida de conocidos cercanos, pérdida de empleo, temor, indecisión y mucho más.

Y no obstante, simultáneamente, hay hermosura, novedosa vida, novedosas ocasiones, cambio y considerablemente más; el abanico de tantas conmuevas y panoramas diversos. Pidiéndonos que nos aferremos al fantasma de estas vivencias humanas mucho más profundas, pidiéndonos que procesemos, constantemente, todo lo mencionado al unísono. Sosteniéndonos todo lo mencionado simultáneamente y continuando libres a todas y cada una de las opciones mientras que navegamos por estas aguas inexploradas.

Para llevar a cabo esto, tenemos la posibilidad de llevar las cosas al nivel energético y al nivel ritual y ceremonial, sacando de allí, para asistirnos a sostenernos en los reinos materiales y físicos. Como ha dicho Einstein, «el inconveniente es imposible solucionar al mismo nivel de conciencia que lo creó».

Fundamentalmente, lo que significa aquí para nuestros propósitos, que lo que sucede en los escenarios del reino material y en los escenarios espiritual y sensible es imposible solucionar en ese nivel; en cambio, nos sugiere ir a aumentar de nivel y llevar las cosas a los reinos del ritual y la liturgia, y la energía, para transmutar y llevar a cabo el trabajo poderoso.

En mis estudios, aprendí 4 capas del ser: la así / física; cabeza / sensible; el nivel del alma; y el enérgico. Empleando el razonamiento de Einstein de que el inconveniente es imposible solucionar en exactamente el mismo nivel de conciencia que lo creó, tenemos la posibilidad de de esta forma transmutar estas conmuevas y trampas de la cabeza, llevando las cosas al nivel del alma y la energía.

El ritual y la liturgia sagrada es el vehículo que tenemos la posibilidad de emplear para contribuir a transmutar todo cuanto sucede en nuestras vidas. Y esto nos es familiar: tras todo, efectuamos y formamos parte en liturgias en todo momento, como cumpleaños, bodas, liturgias de graduación, etcétera., festejando esos instantes definitivos en nuestras vidas o, mucho más sencillamente, estos ritos de iniciación.

Y, naturalmente, el ritual y la liturgia mucho más viejos, reunirse y reunirse cerca del fuego, es uno que estuvimos realizando juntos a lo largo de cientos de años.

Y aquí tienes cinco rituales para transmutar todos y cada uno de los temores, ansiedades, incertidumbres, pesadez o bloqueos que logren aparecer para nosotros, nuestras comunidades y el planeta, en estos momentos de cambio.

Estos rituales tienen dentro ofrendas que asimismo invocarán energías positivas, nutriéndonos y llenándonos de luz y amor y reconectándonos con nuestra naturaleza mucho más verídica.

Tenga presente que antes de empezar alguno de estas liturgias, puede abrir un espacio sagrado si lo quiere.

 

1) Purificación y comunión con el fuego.

En el momento en que pensamos en un ritual o liturgia, tenemos la posibilidad de evocar en nuestra cabeza imágenes de una enorme producción con bastante esfuerzo implicado, o sentir la presión de realizar lo mismo, y ese no posee por qué razón ser siempre la situacion.

Todo cuanto se precisa es intención y esfuerzo consciente, y tenemos la posibilidad de usar cualquier herramienta o material que tengamos a mano. En otras expresiones, estar comunicado con el fuego no requiere involucrar un hogar grande y recortar troncos frescos. En cambio, tenemos la posibilidad de involucrarnos con el elemento fuego sencillamente prendiendo una candela en nuestro hogar, y la práctica es del mismo modo importante y eficaz.

Entonces, para este primer ritual, recoja una vela y fósforos o un mechero y siéntese en un espacio relajado.

Llegue al instante presente inhalando y espirando intensamente. Aun puede tomar este tiempo para llamar a ángeles o guías, animales de poder, Dios, el Enorme Espíritu, el Cosmos, lo que se conoce por mil nombres y, no obstante, es lo innombrable.

Enciende la vela y tómate un instante para contemplar la llama y respirar el poder de la luz escencial. Mientras que está sentado, arroje su mano sobre el fuego y poco a poco lleve el poder de la llama a su cuerpo, lavándolo enérgicamente con estas vibraciones. Puedes ahuecar tu mano y moverla sobre la llama, llevando esta energía a tus chakras y centros de poder.

Primero lleve esta energía a su espacio uterino, su segundo chakra (aquí es donde se sostienen nuestros temores y conmuevas) por lo menos tres ocasiones. Entonces, al centro de su corazón, su cuarto chakra, en el medio de su pecho, cuando menos tres ocasiones. Y después al chakra del tercer ojo (entre las cejas) por lo menos tres ocasiones. Por última vez, puedes llevar tus manos mediante las llamas, sobre tu cabeza y cerca de tu cuerpo, lavando todo tu campo con esta energía.

Tras haber limpiado y limpiado sus chakras y su campo de energía, puede tomar ciertas respiraciones y respiraciones profundas mucho más; agradece al Espíritu de Fuego por guiarte y estar contigo el día de hoy. Para entrenar mucho más, en este momento que ha limpiado y armonizado sus centros de energía, puede realizar lo siguiente: Siéntese inmovil y vea la llama. Con las manos ubicadas delicadamente sobre las rodillas y las palmas hacia arriba, indicándole al Cosmos que está abierto, listo y presto a recibir. Entonces puedes repetirte este mantra: “YO SOY la Luz. YO SOY la Luz. YO SOY la Luz.

Repita este mantra por lo menos tres ocasiones, si no mucho más, o hasta el momento en que se sienta terminado. Entonces inhale y exhale intensamente. Vea que su cuerpo, incluido su cuerpo físico y sus cuerpos de energía sutil, se llenan de estas vibraciones novedosas y mejoradas.

2) Ofrecer todo al fuego para editar

De nuevo, trabajar con fuego es poderoso y veloz, en tanto que tiene la aptitud de transmutar energías considerablemente más veloz que varios de los otros elementos o metodologías.

Vaya a un espacio relajado, traiga su vela, boli y papel. Tras inhalar y exhalar intensamente varias ocasiones, escriba en pequeños trozos de papel ciertas palabras sobre las conmuevas que siente que quiere dejar en libertad y transmutar (por servirnos de un ejemplo, temor, tristeza, mal, furia, confusión).

Aun puede sentir que los sentimientos incrementan en usted, abandonando su cuerpo, mientras que escoge y comparte lo que quiere dejar en libertad. Dobla los papeles y sopla sobre ellos con tu respiración, en tanto que tu conciencia notificará y va a animar mucho más a cada uno y las energías a ser transformadas.

En este momento, Queme de manera cuidadosa cada parte, o cuando menos tantas como logre. Apague el fuego sobrante que arde y agradezca a las llamas por su presencia. Reitera este desarrollo para tus pequeñas notas de papel que contengan las energías negativas o pesadas que desees ofrecerle al fuego. Inhale y exhale intensamente y vuelva a concentrarse. Note cualquier cambio en su cuerpo físico y / o sus cuerpos de energía sutil. Posiblemente se sienta mucho más rápido tal y como si le hubiesen quitado un peso.

Si hay sitios persistentes en el cuerpo que sostienen la pesadez, respire un tanto mucho más y respire en esos sitios. Aun puede ver los aledaños de estos sitios en luz blanca o dorada, enviándoles mucho más aliento y atención.

Entonces, con su llama encendida de nuevo, en este momento escriba palabras en todos sus pequeños trozos de papel, lo que sea desee llamar para sí mismo e inclusive para el planeta (por poner un ejemplo, paz, integridad, amor, conexión, propósito, curación, armonía).

Aun puede traer a colación todos estos sentimientos en su cuerpo y corazón mientras que los redacta. En este momento puedes plegar los papeles completados y tomarlos en tu mano, soplando cada uno de ellos con tu aliento. Su conciencia y su respiración los notificarán y van a animar, en tanto que se comunicarán con las llamas, los espíritus del fuego y el resto de su equipo, o asistentes y guías invisibles.

En este momento dáselos al fuego de esta manera que antes. A sabiendas de que en el momento en que hayas hecho esto, esas pretenciones se mandan al Cosmos, llevadas por las chispas y llamas de fuego, para lograr que tus pretenciones se manifiesten.

 

3) Ofrecerle todo a la Tierra a fin de que sea desmenuzada.

De forma afín pero diferente, trabajar con la Tierra es del mismo modo poderoso. Considerada una transmutación mucho más extendida, trabajar con la Tierra es como un desarrollo mucho más retardado y permanente, en comparación con el fuego que nos ofrece esta transformación mucho más rápida.

Sin embargo, trabajar con la Tierra contribuye a dejar en libertad todo cuanto por el momento no nos sirve, dándole nuestras pesadas energías para machacar y reciclar en tierra fértil. Además de esto, distintas liturgias resonarán con distintas personas, y ciertos elementos tienen la posibilidad de hablarte mucho más que otros, ¡o puedes llevar a cabo las dos cosas / todas y cada una!

Reúna ciertos palos pequeños y decida qué va a transmutar del mismo modo que se compartió previamente con el fuego. Por servirnos de un ejemplo, asigne a cada palo una palabra como temor, furia, tristeza, desesperanza, desesperanza, mal o afines.

En este momento sopla en todos y cada palo con tu respiración, tu conciencia comunicando al palo. Ten presente que tienen la posibilidad de aparecer recuerdos o visiones para ti, aun conmuevas o lágrimas tienen la posibilidad de aparecer en el momento en que soplas los palos y das cuanto quieras aclarar a la Tierra.

Cuando esté listo, entierre los palos y entréguelos a la Tierra a fin de que los cubra y transmute Pachamama, Gaia, Madre Tierra, Madre Naturaleza, les gusta mucho contemplar nuestras energías mucho más oscuras o pesadas que son muchos enormes o bastante a fin de que nosotros las cubramos. Puedes darle las gracias a la Tierra mientras que le das tus palos, diciendo algo como, “Gracias Madre Tierra, Pachamama, Gaia, por machacar todo cuanto por el momento no me sirve. Gracias por dejarme liberarlas en ustedes y por reciclar estas energías, transformándolas en tierra novedosa y fértil.

Para práctica agregada, asimismo puede integrar el próximo mantra. Con los pies firmemente plantados en la Tierra, hunda los pies en la yerba y el suelo, repitiéndose a sí mismo o en voz alta: “YO SOY la Tierra. YO SOY la Tierra. YO SOY la Tierra.

Tres ocasiones, o en tantas ocasiones hasta el momento en que se sienta terminado y conectado. Respire y respire intensamente varias ocasiones, sienta la resonancia electromagnética de la Tierra sincronizarse y armonizarse con la resonancia electromagnética de su campo de energía individual.

En este momento recoge ciertos palos mucho más, todos los que representa lo que deseas llamar en tu vida. Por poner un ejemplo, abundancia, alegría, plenitud, elementos, realización, novedosas ocasiones, propósito, alineación, sincronicidades, cualquier cosa y todo en su mejor y mucho más alto destino. Sopla los palos que seleccionaste, dejando que tu respiración los informe como antes.

Reúna estos palos, entonces envuélvalos en un bulto con un trozo de alambre o cinta o quizás colóquelos en un frasco con tierra de la Tierra. En este momento puede poner estos palos en su altar, trayendo la Tierra y trozos de la naturaleza a su hogar.

Estas energías seguirán haciendo un trabajo en su nombre con el poder de la Tierra, los espíritus de la naturaleza y todos y cada uno de los Elementos para realizar situación sus pretenciones.

4) Adecentar y alinear con el poder del agua.

Siéntese en un área sosegada de su cocina cerca del fregadero o al aire libre. Reúna una taza pequeña, agua filtrada o potable, y sal como la sal marina del Himalaya.

Llena tu taza con agua limpia y arroja algo de sal en tu mano. Manteniendo la sal en su mano, en este momento sople en la sal lo que quiera transmutar; por poner un ejemplo, temor, tristeza, pérdida de un trabajo, pérdida de elementos, lo que se le ocurra).

Y suelta esa sal en la taza. Toma la taza con sal y haz gárgaras con esa agua salobre en tu boca por unos momentos, admitiendo que la sal absorba esas pesadas conmuevas tuyas y todo en tu cuerpo y campo que no te sirve y que deseas dejar caer. No tragues esta agua.

En el momento en que haya hecho gárgaras con el agua salobre y se sienta listo, escúpelo, dándolo todo a la tierra si está afuera, o por el fregadero si está en su cocina. Respire intensamente varias ocasiones y suspire de alivio al sentir esta liberación.

Entonces prepare un tazón de agua bebible limpia en esta ocasión sin  sal. Reza sobre el vaso de agua lo que quieras y poseas la intención de soliciar por ti. Por poner un ejemplo, abundancia, conexión, salud, longevidad, incremento de elementos, seguridad, protección, etcétera.

Sienta que estos sentimientos y estas altas vibraciones brotan en usted en el momento en que afirma estas frases. Aun puede conducir la taza de agua a ciertos de sus centros de energía, por servirnos de un ejemplo, poniendo delicadamente la taza en su vientre, corazón y tercer ojo. Asimismo puede soplar delicadamente dentro y cerca de la taza de agua.

Lo destacado de los rituales es que puedes personalizarlos, agregarlos o aun adornarlos como desees. No hay bien o mal. Prosiga su intuición y guía interior sobre lo que es bueno para vosotras. En el momento en que esté listo, tome el agua en este momento, sosteniéndola en su boca por unos instantes, entonces tome y trague el resto. Las moléculas de agua con sus frases y también pretenciones en este momento se acompasan y armonizan con las moléculas de agua en su cuerpo y la Tierra.

Ya que toda el agua está conectada, todas y cada una estas moléculas, desde el agua de su cuerpo hasta los océanos y los ríos, en este momento trabajan en su nombre para cambiar las mareas y traer a su historia lo que quisiese en esta liturgia.

Para entrenar mucho más, puede reiterar el próximo mantra: “YO SOY las Aguas. YO SOY las Aguas. YO SOY las Aguas. Puede reiterar este mantra cuando menos tres o mucho más ocasiones, o hasta el momento en que se sienta terminado. Inhale y exhale intensamente y cierre el espacio de su liturgia.

5) Estar comunicado con todos y cada uno de los sentidos y festejar la experiencia humana.

En este momento que hemos trabajado con Fuego, Tierra, Agua y Aire por medio de nuestra respiración y el Éter o Espíritu por medio de nuestra presencia, hemos incorporado los puntos claves en prácticas y rituales significativos.

Transmutar todo cuanto por el momento no nos sirve y apelar a todo cuanto está en nuestro mejor y mucho más alto destino. En este momento que hemos limpiado y limpiado ciertas energías pesadas mediante las prácticas precedentes, tenemos la posibilidad de tomarnos unos instantes para enraizarnos en nuestros cuerpos y verdaderamente festeja la vida. En especial a lo largo de estos momentos, la experiencia humana puede ocasionar una extensa selección de conmuevas y sentimientos, que tienen la posibilidad de ser espantosos y bellos al tiempo.

Esta quinta práctica trata de celebración, gratitud y también integración. Y de este modo, para festejar y agradecer esta vida, nuestros cuerpos y la experiencia humana, tenemos la posibilidad de emplear esta próxima liturgia para estar en comunión con todos nuestros sentidos.

Para esto, recopila una pequeña bandeja y escoge cinco elementos, todos los que representa entre los sentidos. Entonces, para el olfato, puede seleccionar una flor o un tazón de café en grano o una candela. Para el gusto, puede decantarse por un trozo de chocolate o una pequeña taza de miel.

Para la visión, puede escoger una fotografía suya o de su familia en uno de sus instantes o recuerdos mucho más contentos y cariñosos. Para percibir, puede escoger una campana a fin de que suene o un silbato o sonajero. Y para el toque, puedes seleccionar una pequeña parte de seda o algo que te lleve a cabo sentir bien. Elija elementos que sean significativos para usted y que logren caber en el tablero y ser una parte de este ritual.

En el momento en que haya elegido sus productos, va a estar listo para empezar su liturgia. Si lo quiere, puede soplar en todos y cada objeto que haya escogido, para acompasar y armonizar con ellos. Tu respiración y tu conciencia los activan.

Parado o sentado, inhale y exhale intensamente. Centre y llegue al instante presente. En este momento, tomando cada objeto por turno, coge cada objeto, admirándolos y sintiendo gratitud por ellos, activando el concepto que el objeto representa.

Mientras que recoges y llevas a tu nariz la pequeña taza de granos de café o tu vela, empápate de la hermosura, ligereza, lozanía y hondura de sus aromas, destacando y festejando tu sentido del olfato. Siente gratitud en tu corazón por estar vivo y por tener el don del olfato.

Reitera este desarrollo para todos los sentidos, sintiendo realmente la gratitud y el aprecio en el espacio de tu corazón por cada uno de ellos. Sienta la conexión profunda y la encarnación de la práctica, intensificándose con cada sentido mientras que festeja.

En el momento en que haya terminado con el desarrollo, puede tomar ciertas respiraciones profundas y respiraciones, agradeciendo a los elementos y, agradeciéndose a sí mismo y a sus sentidos, por estar con ustedes el día de hoy y todos y cada uno de los días.

Aun puede añadir un sexto objeto, que representa un sexto sentido, o nuestra intuición. Y una conexión con mundos invisibles y también invisibles. Cerrar la brecha entre lo aparente y los sentidos de la experiencia humana, con los reinos invisibles del Espíritu.

Para una práctica agregada, puede reiterar el próximo mantra: “YO SOY el que YO SOY. YO SOY «.» Yo soy lo que soy. YO SOY «.» Yo soy lo que soy. YO SOY.»

Puede repetirse esto a sí mismo o en voz alta cuando menos tres ocasiones, o en tantas ocasiones como se sienta cómodo. Y completará o va a cerrar tu espacio de liturgia.

¡Ah! ¡Amén!

Ponlo todo junto

La hermosura de estos rituales es que puede efectuarlos todos o escoger los que sean correctos para usted. De nuevo, agréguelo, sáquelo, realice cambios o sustituciones, y realice lo que se sienta llamado a realizar según su guía y corazón. El ritual y la liturgia son tan poderosos para transmutar, adecentar y adecentar nuestras energías, y también invocar todo cuanto queremos manifestar en nuestras vidas. Reconectarnos con la Fuente (si bien somos la Fuente y jamás nos encontramos desconectados) y alinearnos con nuestros mejores y mucho más superiores sitios.

¡Gracias por comenzar sesión el día de hoy y quisiera que estas prácticas le resulten útiles!

¿Cuál de las liturgias precedentes probarás? ¿De qué forma vas a mudarlos y hacerlos tuyos? ¡Permíteme comprender quién repiquetea contigo en los comentarios ahora!

tarot lux rituales

 

tarot lux murcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.